Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Evita la sobrecarga de tu nevera con imanes

A veces exageramos y si esto lo podemos ver con casi todo, en especial cuando llevamos la contraria a esa premisa aplicable a la decoración que dice que todo en exceso es malo. Los imanes en la nevera son un ejemplo

Por supuesto la razón por la que muchas veces decidimos ignorar esto es por nuestros propios impulsos, siendo este uno de los principales motivos por el que hay obesidad en el mundo, adicciones y como no, malas decoraciones.

Sin lugar a dudas entrar en un lugar que esté pésimamente ambientado puede dañar no solo el momento sino también influir directamente en decisiones palabras y acciones de las cuales al final nos podemos arrepentir.

Y si bien todo esto suena extremo ya que el artículo habla de imanes para nevera y sobrecarga, todo lo anterior es una premisa que no podemos simplemente omitir en especial cuando hablamos de estos objetos.

En este punto es esencial desglosar los motivos por el que terminamos decorando mal y por supuesto sobrecargando la puerta del refrigerador con imanes. Los primeros obedece a motivación sentimental, simplemente queremos poner en la puerta del refrigerador todo lo que nos produce nostalgia o agrado.

Y por supuesto dentro de la gama de motivos no se puede dejar de lado la obligación implícita de mostrar nuestro aprecio poniendo todos los imanes que nos regalan.

¿Qué hacer para no sobrecargar?

Lo primero es por supuesto organizar qué es lo que vamos a poner y usar un número limitado e incluso mínimo de elementos.

Los seleccionados deben venir acordes directamente con los colores y temas que usamos en nuestra cocina y pese a que cromáticamente no encajen con el refrigerador o la cocina en sí. Lo cierto es que los colores de los imanes a usar deben hacer juego con el ambiente en general y no alterarlo a la vista.

Por otro lado la rotación de estos imanes así como el ponerlos en formas o agrupaciones ordenadas y racionales siempre contribuye a evitar la sobrecarga.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario